viernes, 4 de febrero de 2011

La burbuja ganadera del Rey Escorpión (IV). Los sibilinos.


El papiro es exahustivo en la descripción de los problemas derivados del pago de impuestos. Horus Escorpión, en su corte de Umm el-Qaab, planeaba dar un giro importante a la situación. La genial idea que tuvo este faraón fue la de permitir que los impuestos se custoriaran directamente en el lugar donde se producían. A fin de cuentas, estos impuestos eran utilizados luego por el faraón para pagar a sus tropas, realizar transaciones con otros estados, abonar sus honorarios a los numerosos funcionarios de sus lejanas posesiones... no tenía sentido el transporte de los tributos desde un confín a otro de su gran territorio... Así es que estos bienes podrían quedar en sus lugares de producción, para ser administrados desde la corte, dánlodes su destino final sin necesidad de hacerlos presentes ante la realeza y ahorrando un penoso y largo viaje que mermaba sus bienes.
Pero ¿cómo asegurarse de que los tributos habían sido entregados, y que se encontraban bajo real custodia, y que la moneda que se enviaba llegaba a buen destino? Necesitaba un sistema de trasvase de información rápido y eficaz, al mismo tiempo que grandes fortalezas capaces de custodiar tanto los impuestos como la moneda que se enviaba para ser canjeada por estos, y un cuerpo de funcionarios especializados en estos menesteres, a los que tras su creación llamó "sibilinos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada