jueves, 3 de febrero de 2011

La burbuja ganadera del Rey Escorpión (III). El problemático pago de impuestos


Continúa la curiosa narración en el papiro Kosh Kerm II, descifrado por mi buen amigo Frank Ammonites, comentando lo sucedido pocos años después de generalizarse el pago con moneda. Al parecer, uno de los principales problemas para realizar los pagos de los súbitos del faraón era el de tener que recorrer largos y complicados caminos portando el ganado hasta la residencia de Horus Escorpión, a la sazón en en Umm el-Qaab (Abidos) hacia el año 3100 a. C., lugar de residencia de la corte real, donde este protofaraón se retiró a descansar después de la conquista de Nejen (Hieracómpolis). Al parecer, una buena parte de las vacas y ovejas morían en el largo y penoso recorrido, por lo que para pagar sus impuestos los ganaderos debían de prever partir hacia la corte del monarca con al menos el doble de los pagos estipulados. Evidentemente, este problema no lo era tal para los cerealistas, por motivos más que obvios. Tal vez, la antigua y bíblica rivalidad entre ganaderos y agricultores -Caín y Abel- comenzó a forjarse en torno a aquellos difíciles y polvorientos caminos, muchos siglos antes del nacimiento del pueblo judío y su rica mitología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada